image

image

La verde isla de Chiloé es encantadora con sus maravillosas bahías y largas playas arenosas. En la parte occidental se abre hacia el Océano Pacífico con sus agitadas olas, y hacia el este se encuentran numerosas pequeñas islas. En días despejados es posible observar los volcanes que se encuentran en el continente, que parecieran emerger de las aguas. En Chiloé puedes disfrutar una placentera sensación de agreste paz.

Actividades en Chiloé

Ancud: Ancud es la base para emprender varios viajes por el día a lo largo de la costa este y oeste. Los restaurantes locales de pescados y mariscos sirven platos típicos de la isla.

  • Puñihuil, colonia de pingüinos y de leones de mar: Los pingüinos anidan junto a los leones de mar, delfines y de pájaros acuáticos en esta hermosa playa aislada de Puñihuil.

  • Peninsula Lacuy: Caminos pequeños conducen a aldeas de pesca y a playas desiertas. Los agricultores habitan al lado de la línea costera en donde viven de lo que ofrecen el mar y la tierra.
  • Caulin, santuario de aves: Una amplia variedad de pájaros de tierra y acuáticos anidan en esta bahía. En invierno los flamencos vienen del norte de Chile a este lugar tranquilo.

  • River Chepu: Viajes en bote, excursiones y pesca son las actividades principales en esta área de belleza espléndida. Cruzando el río, está la parte norte del parque nacional de Chiloé.


Castro: Después del terremoto de 1960 las típicas casas de palafito fueron reconstruidas sobre un estuario ancho que forma la ciudad de Castro. Los constructores de botes de madera todavía trabajan como hace siglos. Eran los mismos constructores de botes que construyeron las famosas iglesias de madera que ahora son protegidas por la UNESCO.



Mitos de Chiloé

La separación de Chiloé con el continente le ha dado su originalidad a la isla. Esto se comprueba en su arquitectura - muchas de las casas son palafitos construidos en las riberas, y las iglesias de madera nombradas por UNESCO patrimonio de la humanidad son muy diferentes a las que se encuentran en tierra firme. Sus mitos y leyendas aún forman parte del especial estilo de vida de sus habitantes.

Los visitantes deben cuidarse al caminar por los bosques de Chiloé. Allí vive un horrible hombrecillo conocido como El Trauco, quien hipnotiza a las muchachas, llevándoselas a lo más oscuro del bosque... de donde regresan embarazadas. Sólo hay una manera de protegerse.... pero cuidado, pues no sólo las mujeres deben estar preocupadas...

Al amanecer puedes ver a una hermosa joven de rubios cabellos emergiendo del mar... pero ¿es realemnte una mujer?... ¿o es la famosa Pincoya, diosa de los mares?

Si ves un barco apareciendo por el horizonte, con música y una gran fiesta, ¡mucho cuidado! Probablemente se trata del Caleuche, el barco fantasma lleno de brujos... que puede transformarse en un tronco o peñasco.